Masticación Holística

Masticación Holística

Masticación Holística

SOBRE LOS COLORES OLORES SENSACIONES Y LA MASTICACIÓN

Los más sabios comen en silencio, y cuando toman el primer bocado tratan de masticar conscientemente el mayor tiempo posi­ble hasta que desaparece de su boca, aun sin tener que tragárselo. Porque el estado en el cual se traga el primer bocado es extremadamente importante. Es, pues, necesario prepararse para hacerlo en las mejores condiciones posibles, ya que este primer bocado es el que desencadena interiormente todos los resortes. No olvidéis nunca que el momento más importante de un acto es su principio, el cual da la señal para que se desencadenen las fuerzas; luego éstas no se detienen en el camino, sino que van hasta el final. Si comenzáis en un estado armonioso, el resto se hará armoniosamente. Es necesario comer lentamente y masticar bien para que esto favorezca la digestión, claro está, pero también por otra razón: la boca, que es la primera en recibir el alimento, es el laboratorio más impor­tante, pues es el más espiritual. La boca desem­peña en un plano más sutil el papel de un verda­dero estómago; absorbe las partículas etéricas de la nutrición, las energías más finas y más pode­rosas, mientras que los materiales más groseros son enviados al estómago.

La boca contiene aparatos extremadamente perfeccionados, glándulas situadas sobre la len­gua y debajo de la lengua, cuya finalidad consis­te en captar las partículas etéricas de los alimen­tos. ¡Cuántas veces habéis hecho la experiencia! Estabais hambrientos, casi inanimados y empe­zasteis a comer… desde los primeros bocados, aun antes de que la comida hubiera podido ser digerida, os sentisteis restablecidos, reanimados. ¿Cómo pudo ocurrir esto tan deprisa? Gracias a la boca, el organismo había ya absorbido las energías, los elementos etéricos que alimentan el sistema nervioso. Antes de que el estómago reci­biera los alimentos, el sistema nervioso estaba ya alimentado.

Cuando hablo de los elementos etéricos que es necesario buscar en los alimentos, no debéis sorprenderos. Una fruta, por ejemplo, está com­puesta de materias sólidas, líquidas, gaseosas y etéricas. Todos conocen las materias sólidas y líquidas, pero no se ocupan tanto de los perfu­mes, que son ya más sutiles y que pertenecen al ámbito del aire. En cuanto al lado etérico, que está relacionado con los colores de la fruta y sobre todo con su vida, es un campo totalmente ignorado y abandonado, pero que, no obstante, es de la mayor importancia, pues gracias a las partículas etéricas de los alimentos, el hombre nutre sus cuerpos sutiles.

Extracto conferencia “EL Yoga de la Nutrición”
Omrram Mickael Ivanhov.

masticacion
Nueva Tierra

Related Posts

Pon tu comentario

*