Cielo e Infierno

Cielo e Infierno

Una historia antigua: Cielo e Infierno

Un joven guerrero Samurái se paró respetuosamente ante el anciano maestro Zen y dijo:

“Maestro, enséñame sobre el Cielo y el Infierno”.

El maestro se volteó rápidamente con disgusto y dijo:

“¿Enseñarte a ti sobre el Cielo y el Infierno? ¡Pues dudo que ni siquiera puedas aprender a evitar que tú propia espada se oxide! ¡Tonto ignorante! ¿Cómo te atreves a suponer que tu puedes entender cualquier cosa que yo pudiera tener que decir?”

El anciano siguió así, lanzándole cada vez más insultos, mientras
que la sorpresa del joven espadachín se convertía primero en confusión y después en ardiente coraje, aumentando por momentos más y más. Maestro o no maestro, ¿quién puede insultar a un Samurái y vivir?

Finalmente, con los dientes apretados y la sangre casi hirviendo de rabia y furia, el guerrero ciegamente, desenfundó su espada y se preparó para acabar con la lengua filosa y la vida del anciano, todo en un solo golpe de furia.

En ese mismo instante, el maestro miró directamente a sus ojos y le dijo suavemente:

“Ése es el Infierno”.

Hasta en la cúspide de su rabia, el Samurái comprendió que el maestro de hecho le había dado la enseñanza que él había pedido. Lo había llevado al Infierno viviente, conducido por un coraje y ego incontrolable.

El joven, profundamente humillado, guardó su espada y se inclinó en reverencia a este gran maestro espiritual. Mirando hacia arriba y viendo la cara anciana y sonriente del maestro, sintió más amor y compasión que en cualquier momento de su vida.
En ese momento, el maestro levantó su dedo índice y dijo gentilmente:

“Y ése es el Cielo”

Una historia antigua. DESCONOCIDO

Related Posts

One Comment

  1. Sí. Se trata de una antigua historia del Zen. Ilustra sobre la conveniencia de guardar control en nuestras emociones y conducta (cielo).
    Pero tiene una enseñanza más profunda: cielo e infierno tienen una raíz común y están presentes en cualquier momento y lugar, por pequeño que sea. Y el yo profundo se halla libre de ambos.

    Carlos Ramos, 4 Años ago Responder


Pon tu comentario

*